viernes, 18 de octubre de 2013

BMX OS Merida | Bicis BMX VS. Novias..!!!

Si no mal recuerdo, creo que este artículo lo leí en una revista RIDE en los 90s y lo traduje a mi pobre entender y con la ayuda de un diccionario, su autor era Ryan Nyquist... Leánlo, está interesante y sé bien que se han visto alguna vez en este caso!


A través de todos mis años de montar bicicletas, he aprendido una muy valiosa lección. Las bicicletas y las chicas no se mezclan muy bien. Algunos de ustedes tal vez ya lo hayan resuelto. Para aquéllos que no lo han hecho aún, quizá esto pueda evitarles un poco de dolor y sufriendo.  
  
La cosa es muy extraña, sobre todo cuando miras a los dos junta, ellas tienen muchas cosas común. Las dos se pintan sus componentes (Las chicas: los dedos de sus pies y manos - las Bicicletas: El manubrio y los pedales), Las dos tiene agarraderas (Las bicis: se agarran de los puños, Las chica se agarran pero de tu cartera y no te dejan ir) Los dos tienen los extremos traseros (Autoexplicativo). Las muchachas aman la joyería, sobre todo los diamantes y los anillos de oro. La bicis prefieren las cadenas de acero. Las dos tienen frenos. Realmente las chicas solo actúan como los frenos, deteniéndote cuando vas a reunirte con los muchachos. Lo mismo podría decirse sobre las llantas pinchadas.
  
Con todo estas similitudes parece que los dos serían un fósforo hecho en el cielo. Quizá si ellas dos hicieran un esfuerzo para conocerse mutuamente, tal vez se llevarían un poco mejor. Las muchachas podrían ir a la tienda de bicicletas y ayudar a coordinar el color de las partes. Mientras las bicicletas pudieran sentarse fuera de los vestidores esperando venir a la chica y oír preguntarle si los jeans que se probó la hacen lucir gorda. ¿Pero podría esto revertirse y golpearnos en nuestras mismas caras? ¿Con cual de las dos nos gustaría salir más y reunirnos regularmente? Ir a la playa y cruzar el boulevard o mirar alguna serie de TV el sábado por la noche. ¿Con quien nos gustaría salir a pasear? Yo no sabría que hacer conmigo mismo.

Yo tendría que preguntarme que fue lo que hice para que mi bicicleta me dejara. Si mi bicicleta se divierte más con mi chica que conmigo, yo tendría que sentarme todo el largo día alrededor de la casa en pijama, mirando TV y sólo me levantaría para poner más jarabe de chocolate a mi helado y mi sándwich de Nutela triple. Mi higiene se deterioraría lentamente y el césped en el patio se parecería más a un bosque. Los niños en el barrio empezarían a rumorar de mi y tendrían miedo de caminar por la noche cerca de mi casa. Bien, quizá esto no llegaría a ser tan serio.  

Tal vez es bueno que ellas mantengan su distancia una de la otra, Este es uno de los misterios de mi vida que tal vez nunca lograré resolver. Buena Suerte.